Mosaico que representa el laberito del minotauro

Uno de los mantras de la transparencia es que esta tiene que trascender los portales. Es un “runrun” de los profesionales de la cosa, especialmente de aquellos que tienen un interés especial en la materia. A fin de cuentas, quienes creen en el fin y no en el medio, es decir en que la gente sepa y no dónde, quieren el trabajo hecho. Hacer este trabajo supone que la información aparezca donde las personas la puedan encontrar. Pues bien, recientemente pude colaborar con el Ayuntamiento de Donostia para hacer precisamente esto. En un proyecto que coexistía con otros proyectos relativos al gobierno abierto con el equipo de Alorza.net y Tipografika (que me han facilitado muchísimo la faena), hemos podido ponernos con esto. Y aquí vengo a contaros, no tanto lo que he hecho, como lo que he aprendido haciéndolo.

¿Para qué sirven los portales de transparencia?

Lo primero que quiero decir es que, pese a que creo que la “transparencia in site” es el estado ideal de la transparencia, el papel de los portales sigue siendo necesario e importante más allá de que yo pueda hacer un estudio anual nuevo. En términos generales hay 3 funciones básicas de los portales:

  • Dónde mirar: poder encontrar en un punto la información de publicidad activa exigida por la normativa.
  • Dónde preguntar: Fijar un punto donde localizar el ejercicio de derecho de acceso a la información pública.
  • Qué controlar: establecer un sitio en el que se pueda comprobar de una manera sencilla y rápida si una institución cumple o no la norma.

Este último puede parecer un criterio burocrático (y lo es), pero quiero defenderlo por dos motivos. Primero, sigue siendo necesaria una posible fiscalización de que se cumple con la norma. El reciente estudio de las universidades ha sido una muestra de lo que pasa cuando el control de un fenómeno relativamente nuevo e incómodo se relaja. En segundo lugar, no tiene sentido que estemos haciendo proyectos de “ventanillas únicas” para que la gente haga todos los trámites en un solo sitio y que luego tenga que ir buscando información pública como si fueran setas.

Esto presenta un problema y es que te pase como Resines y acabes encasillando el contenido de transparencia.

Si tu Administración tiene un portal de transparencia, quitas el portal y la gente no tiene acceso a la información relevante, no es transparente

Así que, lo lógico, es sacar el contenido al resto de la web.

Transparencia in site: ¿Para qué sirve?

Pero vamos al meollo. El contenido transparente in site tiene una serie de funciones básicas para hacer las organizaciones más transparentes:

  • Abren la información. Esto es lo primero y más importante. Poner el contenido de transparencia en los espacios correspondientes de la web hacen que la información esté EN la web. Esto hace que la gente pueda encontrar esta información que es relevante en la web.
  • Contextualiza la información. En segundo lugar, la ubicación de la información en donde ocurre “la vida” de la web enriquece su significado. Por ejemplo, ver el volumen de contratos en de un organismo en el portal de transparencia está bien, verlo en la propia sección de ese organismo en la web cerquita del presupuesto hace que podamos hacernos una idea de lo que significa
  • Permite ofrecer información que la gente no sabía que existía. Poca gente sabe que es fácil saber lo que cobra un concejal (por decir algo). Los que lo saben normalmente saben que lo pueden encontrar en un portal de transparencia. Sin embargo hay muchas personas que ignoran este dato y que podrían encontrar esa información cuando miran la biografía del concejal. Tenemos más información que es más importante y que completan el retrato de la Administración.
  • Genera tracción hacia otros contenidos. Si ponemos una información en el sitio podemos generar información relacionada con ese tema puede hacer que las personas busquen más datos. Por ejemplo, si yo busco información sobre un concejal y veo su sueldo, adicionalmente puedo ver que existe información de los gastos en personal de confianza en su grupo. Estamos generando un interés que no se había manifestado hasta ese último momento.
  • Flexibiliza el contenido más allá de lo que da el portal. La mayoría de los portales son más bien”reglamentarios”. Incluyen información generalmente estructurada por lo que dice la ley o el índice de referencia. Sin embargo, puede pasar que una ciudad o una región tenga más interés sobre un tema. Por ejemplo: información sobre calidad del aire. Si sacamos del entorno del portal esa información y la ponemos en la web, podemos ponerla en la portada, lo que hace que la transparencia llegue donde tiene que llegar.

¿Que requisitos tiene el contenido Transparencia In Site?

Pues bien, para garantizar un sistema de transparencia in site, necesitamos tener en cuenta los siguientes atributos del contenido:

  • Ubicación. El primer elemento a tener en cuenta es la ubicación del contenido. No es solo saber dónde debe estar el contenido, sino las características que debe tener el contenido en cada ubicación. Es decir, necesitamos saber si, por ejemplo, debemos poner información sobre obras públicas en presupuesto, contratación o urbanismo.
  • Articulación. La articulación de la información es el segundo elementos. ¿Cómo debemos agregar o desagregar la información en la web? Este elemento complementa el anterior. Es decir, una información puede estar en dos sitios pero con una agregación diferente. El dato del sueldo de un concejal es relevante en el perfil de ese concejal, pero en la web del pleno lo lógico es que vengan agregados todos de manera comparativa
  • Contexto. La información tiene que estar complementada de la manera que permita dar una plenitud sobre el elemento explicado. Por ejemplo, lo lógico es que si hay sueldos, gastos de viaje, intervenciones, normativa propuesta y asistencia a plenos, se agregue lo más posible bajo el concejal.
  • Claridad. La información debe ser clara y adecuada al nivel de contenido que la rodea. Es decir, aunque queramos informar sobre los presupuestos en una página municipal de presupuestos y en otra del gasto en guarderías, la información no debe presentarse en consecuencia. En una debe ser más claro y en otra ofrecer más información.
  • Interactividad. El contenido debe adaptar las pautas de interactividad con el público. Hay elementos que requieren muy poca interacción (leer un documento) y otros más (comparar el gasto público). Adicionalmente, hay que pensar que una pauta básica de interactividad es ofrecer contenido adicional para consultar. Por ejemplo, si alguien mira el gasto en educación es posible que quiera ir o bien al presupuesto o bien a la política educativa. Hay que ofrecer enlaces a ambos.

¿Y cómo construimos el contenido transparente in site?

Esto es un esfuerzo, como podéis suponer, importante. Para hacerlo posible, necesitamos tener claro que vamos a tener que multiplicar contenido de diferentes formatos y articulación en diferentes webs. Para evitar enloquecer o fracasar, es necesario

  • Conocer al público. Detectar qué temas son los que generan más interés en la web y cómo se consumen. Es una idea bastante mala empezar a transparentar en contenido irrelevante, en parte porque no importa, en parte porque parece que vas a tu bola.
  • Entender como se usa la web. Igual que no hay dos ciudades o dos ministerios iguales, tampoco hay usos iguales en la web. Hay algunas que tienen un uso muy puntual y transaccional, casi reactivo, y otros que tienen un público muy fiel y extensivo. La presentación del contenido debe estar articulada en esos parámetros.
  • Diseñar aportando valor. Cada tipo de contenido genera una expectación. Algunos son de leer (normativa), otros de ver rápidamente (datos puntuales) y otros que invitan a comparar.
  • Priorizar. Salvo que seas una organización muy consolidada en estas lides, no vas a tener todo el contenido para publicar desde el minuto 0. Empieza por el que puedas sacar y que tenga más impacto, y luego avanza a contenidos que tienen impacto y requieren una mejora hasta llegar a los contenidos más complejos de gran valor.
transparencia In site por Sergio Jiménez

Conclusiones

En principio creo que la gran conclusión es que, de cara a la ciudadanía internet tiene un fin concreto de cara al público:

Ofrecer a cada persona el máximo de información que pueda necesitar sobre el funcionamiento de las instituciones

Este proyecto ha sido uno de los que más me han gustado porque ha permitdo juntar dos de mis ámbitos de trabajo habituales. Por un lado, he tenido que volcar todo lo que he aprendido este año de portales de transparencia. Por otro lado, he podido aplicar el diseño de estrategias de contenidos aplicados a esta finalidad. Además, ha sido un trabajo realizado con un equipo realmente bueno, implicado y dedicado a la causa.

Sin embargo, lo que más me ha gustado de todo es poder deconstruir algo tan consolidado como los portales de transparencia, para hacer algo al servicio de las personas y no de los indicadores. Os puedo asegurar que no ha sido fácil. Un portal de transparencia, a poco que tenga, tiene más de una centena de indicadores que podemos articular diversificadamente. Eso sí, visto el resultado, la estrategia, estoy realmente entusiasmado, porque es una vuelta al paradigma imperante. Estoy deseando repetir, así que, si os animáis, por aquí ando.


https://analiticapublica.es/wp-content/uploads/2019/03/transparencia-In-site-410x1024.pnghttps://analiticapublica.es/wp-content/uploads/2019/03/transparencia-In-site-150x150.pngSergio JimenezGobierno abierto digitalMosaico que representa el laberito del minotauro Uno de los mantras de la transparencia es que esta tiene que trascender los portales. Es un 'runrun' de los profesionales de la cosa, especialmente de aquellos que tienen un interés especial en la materia. A fin de cuentas, quienes creen en el...El blog de  Sergio Jiménez sobre Transformación Digital para Organizaciones Públicas