Transformación Digital en Australia: resultados a pesar de los planes

Volvemos después de un tiempo a nuestro viaje buscando enfoques y experiencias de Transformación Digital. Después de haber hablado de varios países líderes o muy relevantes, volvemos a fijarnos en la parte alta de la tabla del informe de UN Egov. Nos vamos a las antípodas, a Australia, uno de los países fuertes en este negociado que, actualmente ocupa el segundo puesto tras Dinamarca. La Transformación Digital en Australia presenta algunos aspectos realmente interesantes, dado que sigue un poco el enfoque anglosajón, pero a la vez, con algunos elementos propios a tener en cuenta. Además, pese a su liderazgo, ha tenido algunos traspiés importantes de los que veremos si se han sacado aprendizajes.

Cuadro "La Curva en el puente" de la pintora australiana Grace Cossington Smith, que ilustra el post de Transformación Digital en Australia.
Una estructura crítica que a lo mejor no llega a los 10 millones y no tiene que supervisarse. Fuente

Transformación digital en Australia: Una estructura institucional y territorial a tener en cuenta

Uno de los puntos a tener en cuenta de la Transformación Digital en Australia es el contexto peculiar de este país. Australia no sólo es un país enorme, sino que además está muy poco densamente poblado y tiene una importante dispersión geográfica. Esto hace que el gobierno electrónico pueda ser una oportunidad especialmente interesante para la ciudadanía, pero también un reto en el plano estructural.

En términos generales, el Gobierno de Australia considera este elemento como un activo fundamental que supone un 2% del Producto Interior Bruto, y su objetivo para 2025 (fecha de cierre del actual plan) es seguir entre los puestos más destacados a nivel mundial, como ocurre con Corea del Sur, o Reino Unido.

Además, es un país con una estructura federal, lo que afecta, evidentemente, a la gestión de competencias y a las necesidades de interoperabilidad para poder ofrecer servicios completos a lo largo de toda la geografía del país.

Australizan Digital and Data Council: e-gobierno coordinado

Como hemos señalado, la estructura federal de Australia es, además de una voluntad política, una necesidad estratégica. Resultaría especialmente complejo un gobierno centralista en un país con esas características. Ahora bien, como bien sabemos en España, la colaboración intergubernamental no es especiamente sencilla en este ámbito. En la mayoría de países que hemos visto esto no era necesario (Corea del Sur, Francia o Reino Unido) y en otros directamente se ha obviado (EEUU). Sin embargo, en Australia, como ocurre en Canadá, se opta por un modelo que aborde este problema. Ahora bien, mientras que en Canadá esta coordinación se hacía a nivel de plan, en el caso australiano se opta por un órgano de coordinación que es el Consejo Autraliano Digital y de Datos. Sus objetivos son estos:

  • Transformar los servicios en torno a eventos vitales
  • Reforma interjurisdiccional y las redes, plataformas y protocolos de integración digital
  • Aumentar la confianza gubernamental
  • Facilitar una identidad digital para la ciudadania

La Comisión tiene una visión de cohesión interterritorial y publica informes y notas con bastante frecuencia.

Digital Transformation Agency.

El actor protagonista del cambio a nivel federal es la Agencia de Transformación Digital. Es un enfoque, como su propio nombre indica, de agencia, que trabaja a dos niveles: desarrolla servicios comunes y apoya a las diferentes agencias en su proceso.

Entre sus lineas de trabajo tenemos:

  • Liderar el cambio y la estrategia
  • Mejorar la entrega de servicios y unificar la experiencia
  • Asesorar en la adquisición de bienes y servicios
  • Activar el cambio.

Esto supone un sistema con una estructura bastante paralela a estas líneas de producto. Adicionalmente, hace un trabajo importante en la colaboración interagencia a través de premios internos, guías, cumbres, la consolidación de comunidades de prácticas o círuclos de gestión

La estrategia y la hoja de ruta de la Transformación digital en Australia.

La estrategia de Transformación Digital de Australia se basa en tres pilares fundamentales.

Servicios fáciles construidos sobre las identidades digitales

El primer eje es la creación de servicios fáciles orientados a la ciudadanía y articulados en torno a los eventos vitales con la finalidad de dotarlos de cierta proactividad. Esto precisa:

  • mejorar la facilidad de acceso a los servicios
  • hacer una revisión de servicios asociados a eventos vitales
  • dotar a la ciudadanía de una identidad digital que permita no repetir la cesión de información a diferentes administraciones.

Se trata, por así decirlo, del punto finalista del proceso sobre el que se articula el resto de medidas.

Hay que señalar que, a diferencia de España con los certificados, o de Reino Unido o Canada (con sus modelos compartidos), Australia se encuentra en una redefinición de su identidad electrónica concurriendo dos modelos. Uno primero a través de una identificación con tarjeta y un segundo modelo basado en la identificación biométrica (GovPass). El primer modelo era federado (compartido con otros agentes) y el segundo es propio. En este caso el enfoque concurrente es curioso, más aún cuando la tarjeta de identificación parece haber vivido una evolución similar a nuestro eDNI. En todo caso, está claro que apuestan fuertemente por la identidad unica compartida, a diferencia de otros países como Reino Unido, Dinamarca o Corea del Sur.

Inteligencia e intercambio de datos en una crisis de confianza

El segundo pilar es el uso de los datos para mejorar la gestión de los servicios públicos. A través de la integración de datos se prevee impulsar la proactividad a través de servicios inteligentes (en lugar del modelo de autoservicios)

Esto se articula en función de tres acciones:

  • Controles de seguridad y de protección de datos de la ciudadanía.
  • Desarrollo de servicios proactivos
  • Uso de analítica de datos para establecer reglas de negocio.

Como vemos hay una integración estrecha entre este pilar y el anterior, dado que si la finalidad es mejorar el servicio, la integración de una sola identificación es básica dentro del enfoque de la web.

En todo caso, hay que señalar que, pese a este segundo puesto, Australia ha tenido importantes problemas de brechas de seguridad en cuanto al tratamiento de datos, lo que ha generado cierta preocupación. Incluso hay un cierto enfoque de que la política de aceptar opt-ins para el intercambio de información es una cesión de derechos individuales (curiosamente, un enfoque quizá más restrictivo que el que mantiene el RGPD pero que, en todo caso, no tiene de momento un impacto legal.

Evolucionar el gobierno electrónico y gobernanza de los proyectos

El tercer pilar es impulsar el cambio y la modernización y mejora continua impulsando acciones de redefinición de tareas y revisión defunciones. Para ello se actúa en:

  • Desarrollo de la carrera de competencias digitales
  • Creación del puesto de trabajo virtual
  • Creación de un mercado de infraestructuras abierto a pequeñas empresas.

Este último pilar va al núcleo de la organización, centrándose en la sostenibilidad del modelo y el cambio cultural. Esto entra en línea con un cierto historial que parece haber de proyectos fracasados, especialmente aquellos más complejos. Esto ha supuesto un enfoque de atención reforzado.

El modelo de TD es altamente descentralizado, lo que hace que, en la actualidad haya 80 proyectos realizados por distintas agencias que pueden contar con el apoyo de la DTA. Sin embargo, cuando los proyectos superan los 10 millones de dólares, se consideran críticos y el DTA hace un trabajo de control y supervisión. Esta se plasma en:

  • Presencia en los comites directivos de los planes
  • Ayuda en los procesos de contratación
  • Valoración de los riesgos y de la seguridad
  • Desarrollo de casos de negocio
  • Monitorización de la entrega del servicio
  • Gestión de los gastos.

Lo que fija una política reactiva y obligatoria de control de proyectos que pueden tener un impacto importante para el gobierno y dejando la sipervisión a casos menores.

La gestión directa y los proyectos estratégicos.

Como hemos dicho, el DTA desarrolla la hoja de ruta transversal de la estrategia hasta 2023, que se puede seguir aqui. Normalmente tiene una serie de acciones básicas (que van desde el blockchain a la elaboración de metodologías) y luego casos aplicables para ciudadanía y para negocios.

Esto va en paralelo a esas acciones “blandas” de creación de cultura, intercambio de datos y colaboración, que incluye bastante material de apoyo disponible aquí.

La transformación digital en australia: un modelo que parece dar más resultados de lo que indicarían sus conflictos.

Antes de empezar este artículo, pese a que tenía algunas noticias sobre la materia, diría que Australia es un país pujante en el gobierno electrónico. Sin embargo, mirando el detalle es un país que parece exitoso a pesar de su estrategia, o al menos, a pesar de sus errores.

A priori ha apostado por un modelo de identidad digital similar al de aquí con un resultado igual de parecido, aunque no parece haber impactado en su desarrollo. Es curioso que, al igual que ocurre aquí, el único replanteamiento que se haya hecho es cambiar el mecanismo de identificación (biométrico en vez de digital) en vez de replantear la mecánica que se genera. Más llamativo aún es la duplicidad actual de sistemas.

En segundo lugar, los casos de fracaso no sé si han sido tan grandes como parecen, pero desde luego, parecen haber generado algo de controversia en cuanto a la privacidad y la seguridad. El modelo basado en compartir datos parte, por lo tanto, con un handicap enorme: haber perdido la confianza de una ciudadanía que, además es contraria a la identidad personal, como buen país anglosajón.

Finalmente, la visión reactiva de control central de proyectos por encima de 10 millones de dólares deja un umbral muy alto… a mi, personalmente un proyecto de 1 millon de euros ya me parece como para andarse con mucho ojo, como para dejar el nivel en 10.000.000.

¿Y si además de planes, hubiera cosas que facilitan el cambio?

Entonces ¿por qué hay un éxito si el plan y la historia indica que, en casos similares, la cosa ha ido mal? A priori diría que hay un matiz importante, y es la proximidad organizativa a los parámetros de la Nueva Gestión Pública que tanto ha influido en el paradigma de la eAdministración.

En mi opinión, si la organización trabaja de una manera más afín a este modelo, aunque la ejecución del plan sea deficiente, los resultados finales son lo bastante solventes en términos generales como para tener un buen resultado. Es decir, si una Administración con estos fallos tuviera unos resultados peores en sus servicios, no sería la segunda a nivel mundial, ni siquiera en el informe de la ONU. Sin embargo aquí podemos decir que está ahí a pesar de sus errores. Si dichos errores son fruto del plan quizá haya factores previos que influyan en su resultado final y ahí, creo que la manera de trabajar de la organización marca una diferencia destacable.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Acerca del autor

Regístrate y consigue los últimos artículos en tu mail.

icono mail suscribete
SUSCRIBIRME

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.