Galileo explicando astronomía sobre un globo terraqueo. Algo así como explicar las respuestas de las universidades
Y entonces aceptas la validación del certificado y le das a enviar. Fuente.

Desde que iniciamos la investigación de los portales de transparencia de las Universidades han pasado 5 meses. En este tiempo han pasado bastantes cosas en la Universidad española. El asunto de los Masters, de la gestión de sus entidades de nuevo cuño y su control, el rigor de sus procedimientos académicos. Llevamos unos meses en los que la Universidad está afectada por una crisis de credibilidad como institución. En ese sentido, este estudio, que no nació por dichos acontecimientos, si encuentra algunos elementos contextuales de lo que está pasando. Y lo vamos a ver con las respuestas de las Universidades a nuestras preguntas, mucho menos comprometedoras que la asistencia a clase de los dirigentes políticos.

Universidades que no responden

De 14 universidades a las que preguntamos hay 4 que aún no han facilitado la información que solicitamos.

La callada por respuesta

Dos universidades no han dado el más mínimo signo de vida. Por un lado está mi alma mater, la Universidad Complutense de Madrid, en la que, además, imparto clase en un master de Transparencia. En este caso, el derecho de acceso se podía hacer sin recurrir al procedimiento Administrativo. En consecuencia cuando 5 meses después no hay respuesta, digamos que asumo que no van a responder. Y aquí vamos a uno de los problemas que tenemos en este tipo de portales. Si hubiera recurrido al procedimiento administrativo, ahora podría haber interpuesto una reclamación al órgano competente, pero como no lo he hecho, me temo que no hay mucho que hacer, más allá de relanzar la pregunta. Aquí cabe que nos preguntemos si se facilita un procedimiento alternativo para facilitar, o bien para dar una falsa salida a las peticiones de información.

Un caso similar es el de la Universidad de Valencia. Esta, a diferencia de la UCM, si tiene un procedimiento abierto desde mayo. No ha habido avances. 

Universidades que no responden (todavía).

La Universidad de Málaga no tenía un procedimiento de derecho de acceso. Tras unos dimes y diretes, y una reclamación al Consejo de Transparencia de Andalucía, decidieron proceder a responder. Eso sí, en julio, me enviaron una notificación en la que me decían que, como agosto es un mes de vacaciones, se daban tres meses más para responder. No es un mal negocio. De momento, han pasado dos y aquí seguimos.

El segundo caso es el de la Universidad Politécnica de Madrid, que junto a otras 2 (UPV y UNED) rechazaron responder. En este caso, como tardaron más en responder, mi reclamación aún no ha sido resuelta (desde julio). Adicionalmente, pregunté a la Comunidad de Madrid (a fin de cuentas, la UPM depende de ella) la misma información y tampoco ha respondido. En todo caso, visto que he ganado todos los recursos, confío en que la cosa llegará algún día.

Universidades que sí responden

Hay que reconocer que hay una diversidad de respuestas que permite hacer dos grandes bloques.

Universidades que responden pero no del todo

Este es el colectivo más numeroso en el que podemos distinguir tres tipos:

  • Problemas o cuestiones técnicas de analítica. Hay una universidad que carece de datos de uso del portal, que es la Universidad Politécnica de Valencia. A partir de ahí, tenemos algunas que tienen problemas para generar un informe estándar de analytics:
    • la Universidad de Murcia me ha sacado el listado de páginas vistas por mes en vez del número y sin datos de uso.Universidad de Granada no parece encontrar el número de usuarios en su herramienta de analítica.La Universidad del País Vasco, que al principio rechazó responder porque las webs de transparencia no estaban acotadas, ha respondido tras la resolución de la comisión vasca. Como resultado han decidido crear un subdominio para poder contabilizar este tráfico, lo que es genial. El principal problema está ahora en que me ha pasado los datos en PDF, así que toca un trabajo casi amanuense.
  • PDF’s para que os quiero. Como si fuera un villano de la información pública tenemos, además de la Universidad del País Vasco a:
    • Universidad del País Vasco. LA complejidad arquitectónica de la web ha hecho que los datos que se envíen sean fragmentados por páginas y, además, en PDF. Universidad Rey Juan Carlos. La universidad de la que más se habla ahora ha respondido rápido y de manera completa. Es verdad que es un PDF, pero entre que está todo en el mismo documento, y que se puede copiar, me parece una ganancia. Eso sí, se dieron 2 meses para informar de la participación en sus elecciones y sigo esperando.
      La Universidad de Sevilla. La US publica sus datos de tráfico (diría que obtenidos en AWStats). Sin embargo, los datos de derecho de acceso y participación vinieron en PDF. Pero no de esos que se puede seleccionar el texto, no, de los escaneados.
  • Responden mal porque quieren. La UNED tras el fallo del Consejo de TRansparencia mandó datos manifiestamente incompletos, lo que sólo se puede explicar por omisión o negligencia, si no es por mala fe. 

Todas estas de manera han respondido, en su mayoría sin datos completos. Eso sí, todavía no sé valorar el tiempo que me llevará procesarlos.

Universidades que responden bien

Hay tres casos que responden bien a la pregunta.

  • La Universidad Oberta de Catalunya. Aunque en la UOC me dijeron que no tenían por que responder al ser una fundación, (criterio del que discrepa Miguel Angel Blanes) me facilitaron toda la información de la que disponían.
  • Universidad de Zaragoza. La Unizar me ha enviado la respuesta en CSV con los datos bien detallados, ordenados y claros con el nivel de grano solicitado. Incluso, como tuve problemas para recibir la respuesta (parece ser que mi servidor catalogaba el correo por Spam), me mandaron la respuesta vía notifica. Hay que señalar que la Unizar plantea una proporcionalidad a las respuestas: si vas por procedimiento notifican, si no lo haces, optan por correo.
  • Universidad de Barcelona. En un excel íntegro, con encabezados y sombreados. Esta gente sabe hacer feliz a un analista.

Sobre los Consejos de Transparencia y otros órganos.

Hay que decir que este año me ha dado por recurrir las respuestas negativas. Esto me ha llevado a ir al Consejo de Transparencia de Andalucía, a la Comisión de Derecho de Acceso del País Vasco y al Consejo de Transparencia. El primero me supuso bastantes problemas técnicos y lleva sin actualizar la reclamación un tiempo. Supongo que recibiré antes la respuesta de Málaga que la suya.

El Consejo de Transparencia ha ido muy bien en el caso de la UNED. Pese a la resolución la UNED ha facilitado los datos que ha querido. En el caso de la Universidad Politécnica intuyo que se trata de otro trámite o unidad y va más despacio.

La Comisión Vasca ha funcionado muy bien, facilitando, además, el contacto con la persona que gestiona el expediente para resolver dudas.

Adicionalmente, ante la negativa de las universidades a responder con el argumento “solo hablamos de educación”, me llevó a preguntar a las consejerías y/o ministerios sobre el uso del portal. En el caso del Ministerio de Educación, transmitió la consulta a la UNED. La Comunidad de Madrid no ha comunicado nada al respecto.

Las universidades que responden (o no responden) en orden. Elaboración propia.

Respuestas de las universidades: conclusiones

Esto nos deja varias conclusiones que, como decía, entran en el contexto de los problemas que se achacan en la actualidad a la universidad española en mayor o menor medida.

La cuestión técnica

  • No hay una cultura general de la transparencia. De 15 universidades, las que tienen más alumnos, sólo 3 han respondido de manera clara y manejable. Son menos que las que no han respondido. Incluso son menos que aquellas que han perdido las reclamaciones ante los órganos de supervisión. De hecho, estos han partido de algo tan evidente como que si se tiene esa información y no está excluida, la deben facilitar. Tampoco hay que obviar que hay 2 que en 5 meses no han dicho nada.
  • Hay una falta de conocimiento técnico mínimo. El problema más común que hemos encontrado son las dificultades técnicas para obtener la información. En realidad los datos (menos uno) son todos sencillos y fáciles de obtener y gestionar, y se puede aprender mucho de ellos. Sin embargo, me da la sensación de que nadie está mirando en general cómo funcionan los portales de la universidad en términos generales. Lo digo porque es difícil entender que muchas de estas universidades no sepan responder o hayan puesto a obtener información a gente no formada para ello. Me da la sensación de que, en algún caso, los datos los ha sacado la persona de la oficina de transparencia.

La cuestión organizativa

  • No hay un trabajo general sobre los datos. En la mayoría de los casos los datos han llegado fragmentados en diferentes archivos, con formatos no siempre operables o reutilizables. Esto supone una falta de vocación de información y servicio. En muchos casos no lo achaco a mala fe, porque es evidente un trabajo de recolección importante, sino a falta de conocimiento o protocolo. En términos generales tenemos que comprender que el formato de la información contribuye mucho a su calidad. 
  • No hay una relación entre el diseño del portal y la respuesta. Hemos cruzado datos y no hay ninguna correlación. Mi opinión es que en realidad el desarrollo del portal es un gasto estructural que no tiene una relación con la calidad, esfuerzo o implicación del equipo responsable de la gestión de la transparencia. Esto es un tema interesante, porque disocia la tecnología del compromiso organizativo, algo que intuimos y que vamos viendo en todos los estudios corroborado.
  • La transparencia es actitud. Esta es la constante de estos estudios. Es cierto que el diseño no parece tener una relación con el compromiso institucional que muestra la respuesta. En este sentido, encuentras departamentos entregados con su causa. Muchos de ellos han hecho un importante esfuerzo para responder. Otros han ido incorporando información a raíz de las consultas. Hay ganas de hacerlo mejor.

En términos generales el problema es el de siempre. Dependemos enormemente de la voluntad e interés de quien hay al otro lado. Esto significa que la transparencia no está sistematizada en España, y, menos aún, en la Universidad. Pero, con el esfuerzo de la gente que trabaja en estas cuestiones, seguro que acabamos llegando

Sigue todo el estudio en los demás posts:

https://analiticapublica.es/wp-content/uploads/2018/09/Silencio3-410x1024.pnghttps://analiticapublica.es/wp-content/uploads/2018/09/Silencio3-150x150.pngSergio JimenezGobierno abierto digitaladministracion,educación,portales de transparencia,respuestas,trámites,transparencia,universidadY entonces aceptas la validación del certificado y le das a enviar. Fuente. Desde que iniciamos la investigación de los portales de transparencia de las Universidades han pasado 5 meses. En este tiempo han pasado bastantes cosas en la Universidad española. El asunto de los Masters, de la gestión de...El blog de  Sergio Jiménez sobre Transformación Digital para Organizaciones Públicas