La velocidad de las webs municipales

Continuamos comparando la velocidad de las webs públicas en España. Como hemos comentado la velocidad no es un elemento simplemente técnico: la experiencia de las personas que usan una web se ve marcada de manera muy importante por esto. De hecho, es uno de los criterios que usa Google para el posicionamiento de las webs. Ciertamente las páginas webs públicas no deberían tener problemas de «autoridad» (en términos web, no jurídicos, lo que es evidente), pero esto no siempre es así. Dentro de un portal web puedes encontrarte páginas que ofrecen información sobre algo en concreto adelantadas por páginas de operadores privados o parapúblicos. En todo caso, más allá de saciar a los designios de Google, lo cierto es que todo el mundo entiende que una página lenta es una mala cosa, más aún en el móvil. Hasta la fecha hemos visto las webs de los ministerios y las de las CCAA. En ambos casos nos encontramos con una cierta diversidad de resultados pero, generalmente, páginas que funcionan mejor en sobremesa que en móvil. ¿Qué pasará con los ayuntamientos? Aquí vamos a verlo.

El cuadro de Nattier Marte lleva a Rómulo al Olimpo ilustra el post sobre velocidad de webs municipales.
Rómulo explicándole a Marte que el tiempo de carga no es lo que él se cree. fuente.

Metodología

Para hacer nuestro estudio hemos optado por las ciudades de más de 250000 habitantes según el censo a 1 de enero de 2020. Es una cifra arbitraria, pero lo cierto es que si bajábamos al siguiente escalón lógico (200000 habitantes) tendríamos muchos casos de análisis y tendríamos difícil valorar el conjunto.

  • Valoración general de ordenador: Son los campos azules y marcan la valoración general de Google Pagespeed Insights (la herramienta que usamos) con la metodología Lighthouse. Va de 0 a 100, siendo menos de 50 pobre, de 50 a 90 aceptable y más de 90 buena.
  • Valoración general de móvil: Lo mismo, pero para móvil. Considerando que más de la mitad del tráfico mundial es móvil, hay que poner su impacto en contexto.
  • Tiempo de carga. Es el tiempo que tarda en cargarse la página. Se divide en tres niveles y no se agregan, aunque siguen un orden lógico:
    • Primer contenido que se muestra
    • Tiempo para la carga de contenido relevante
    • Carga del contenido pesado
  • Tiempo de respuesta: lo que se tarda en obtener respuesta del servidor para:
    • Tener el primer contacto
    • Tiempo de carga del diseño
    • Lo que se tarda en poder interactuar

Finalmente lo hemos comparado todo.

Velocidad de las webs municipales en sobremesa.

Un 50% de los municipios han aprobado. Es un porcentaje algo más alto que en los otros dos casos, pero no es como para tirar cohetes. Nos encontramos con que tenemos una media un poco más baja que el conjunto de las webs (de 59 a 57%) con una velocidad bastante similar (3 segundos para interactuar).

Los tiempos de carga son buenos (3 segundos para interactuar). Ciertamente el tiempo que tardan en aparecer contenidos más pesados (fotos y demás, que tanto gustan en las webs públicas) es más alto, pero no suelen afectar a la interacción. Igualmente los tiempos de respuesta y carga del diseño son bastante buenos (dentro de que están en términos aceptables).

En este caso encontramos que la página que da mejores resultados es la de Vitoria Gasteiz que tiene un 84%, cerca del sobresaliente. A diferencia de los ministerios o las CCAA, no tenemos niveles «buenos». Valencia se queda con el notable y Madrid a las puertas (69%).

Palma, Bilbao, Málaga, l’Hospitalet, Las Palmas y Barcelona aprueban y Vigo se queda en el borde. Suspenden Murcia, Gijón, Valladolid, Zaragoza y Alicante moviéndose entre el 48 y el 25.

De Córdoba y Sevilla, ambos casos ya conocidos en este blog por sus portales de Transparencia, no han obtenido resultados. No ha sido posible pese a muchos intentos. Estos errores suelen darse cuando el tiempo de respuesta supera la espera del servicio, así que, en todo caso es malo. Como digo, estos casos son consistentes con la experiencia de los portales de Transparencia hace ya 3 años y ni la estética ni el resultado parece que hayan mejorado las cosas.

La velocidad de las webs municipales en móvil: de mobile first a mobile at last.

El resultado de los móviles es el peor que hemos obtenido de los tres niveles de gobierno. Tenemos una media del sector del 30% que es 3 puntos por debajo de la media y 6 por debajo de los ministerios. Aunque el tiempo de carga se encuentra en la media vemos que el tiempo de carga de contenido pesado llega hasta los 15 segundos (posiblemente fotos no necesarias pero que consumen recursos) y la interacción llega hasta los 15 segundos (mucho para un usuario móvil). Estramos hablando de entre 2 y 4 segundos más que otras páginas.

Nos encontramos con tres aprobados, lo que es poco, pero igual que en CCAA y mejor que los 4 de 22 de ministerios. Aquí la cabeza está, de nuevo, entre Vitoria Gasteiz y Valencia, que empatan, y Bilbao se queda cerca, las tres entre el 6 y el 7. El resto bastante flojos, yendo de un sorprendente 8 de Barcelona o 16 de Madrid a un 37 de Palma o un 32 de l’Hospitalet. En todo caso, nos encontramos con un desequilibrio enorme entre ambos elementos.

Esto no deja de indicar que el móvil no es el referente del diseño de las webs públicas ue debería ser ni en magnitud, ni en tendencia. No es que estemos hablando de diseño móvil en general, sino de que en principio, desde hace unos años, el diseño pensado primero para móvil es el estándar de la industria. En este caso, las AAPP no lo aplican.

Una Administración que sigue pensando en ordenadores.

Hablabamos recientemente del problema que suponía que la estrategia de la AGE pusiera en su acción 1.1 hacer Apps cuando son un mercado en retroceso. Podemos decir que en esto la AGE no parece muy diferente a otras AAPP, dado que ni las autonómicas ni las locales tienen un navegación pensada para el móvil y, posiblemente, esten centrando sus esfuerzos en las Apps. Esto es un síntoma más de la preocupación de las AAPP por dos tipos de condicionantes:

  • sus propios hábitos: la lógica de quienes trabajan en las AAPP es, posiblemente la de que la gente se relaciona con ellas como lo hacen ellos, con su ordenador. Esto descarta un uso mucho más casual y puntual que también es necesario y útil (información, acceso a servicios,etc).
  • Centrarse en públicos fidelizados. Lógicamente uno se descarga una app cuando piensa darle cierto uso. Es raro (y más desde hace un tiempo) bajarse una app que no estás seguro de usar… Condicionar la relación a esta tecnología (que es un coste adicional de desarrollo y cuyo mantenimiento es un quebradero de cabeza) es quizá errar el tiro, lo que no es crítico, pero supondrá un retraso adicional
La gráfica recoge las puntuaciones detalladas en el informe y que se pueden consultar en el mismo.
Gráfica con la puntuación de las webs analizadas. Ver el informe

El tamaño no importa

Lo que si que parece evidente con los municipios es que, igual que pasaba con las CCAA y con los ministerios, más grande (y más presupuesto) no supone mejores páginas. En este caso encontramos que Vitoria Gasteiz o Valencia tienen mejores puntuaciones que ciudades con más población y departamentos digitales enormes, tal y como pasaba con las CCAA. De hecho, es llamativo que en este caso, Madrid y Barcelona tengan una descompensación tan grande entre resultados aceptables para ordenador pero pobres para móvil, tal y como pasaba, hasta cierto punto, en CCAA.

Parece que la apuesta por un entorno digital más rápido, con todo lo que puede indicar de madurez de diseño y de ubicación en las prioridades de agenda, la orientación de los equipos puede ser una magnitud más importante que las condiciones presupuestarias. Eso es extremadamente positivo porque significa que el éxito depende más de querer que de poder… ahora solo falta que se quiera.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Acerca del autor

Regístrate y consigue los últimos artículos en tu mail.

icono mail suscribete
SUSCRIBIRME

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.