Cuadro de la curación del Ciego de Betsaida.
Que las personas con discapacidad visual puedan acceder a la web NO precisa intervención divina. Fuente.

Continuamos una semana más haciendo un poco de curación de contenidos. En este caso volvemos al Blog del Estudio Torres Burriel (con cuyo CEO, Daniel Torres Burriel compartiré una charla en el CNIS el 26 de febrero) para hablar de accesibilidad con este post. Hemos hablado anteriormente de la accesibilidad y de su valor estratégico. Aquí profundizamos un poco más con el tema y tenemos alguna sorpresa más.

La accesibilidad, ética y estratégica

Lo primero que podemos decir es que la accesibilidad a parte de algo legal, que no es poco, es sobre todo ético. Hoy en día nadie haría, por ejemplo, un juzgado o un hospital lleno de escaleras y puertas estrechas que impidiera el paso a personas con alguna discapacidad. Esto ha supuesto miles de euros en planes, obras y reformas y ha valido la pena cada céntimo gastado en ello, simplemente porque la sociedad es más justa. Sin embargo, en el mundo digital, donde esto no es tan costoso, se obvia de manera más o menos sistemática lo mínimo para que una web lo sea.

Esto, además, es fallar a la naturaleza de la web como algo relacional. Es decir, una persona hace un contenido para que se consuma, para que se acceda. No tomarse la molestia de que entre la mayor cantidad de las personas es no respetar el esfuerzo que supone generar dicho contenido. El equivalente a hacer una cena estupenda y no invitar a nadie a casa a probarla. Además, es algo tan claro en términos humanos y técnicos (los robots de los buscadores no dejan de ser invidentes que se mueven por textos) que se premia el contenido accesible. Es decir, del 50% del tráfico web es más probable que te vean si el contenido está hecho de manera accesible.

¿Y cómo hacemos contenido accesible?

El artículo que recomendamos hace una recopilación de aspectos básicos del Government Digital Service. Cosas tan simples como poner títulos (y que sean descriptivos) poner la descripción de las fotos o escribir el texto en ciudadanés en lugar de en administrativeño avanzado.

Pero sobre todo, lo más importante, es creer en que tienes que hacerlo, implicarte. Sólo de esa manera puedes dedicarle el tiempo, interés y los recursos (por ejemplo, una persona) que revise dicho contenido.

El post tiene un vídeo explicativo de cómo han abordado esto en Gov.uk.

Además, si te interesa, la gente de Torresburriel y yo nos hemos juntado para ofrecer un servicio de auditoria de accesibilidad y RGPD para administraciones públicas. Si os interesa, podéis contactarles a ellos o a mi a través del blog, la web, twitter o como veáis.

https://analiticapublica.es/wp-content/uploads/2019/02/cieg-betsaida.jpghttps://analiticapublica.es/wp-content/uploads/2019/02/cieg-betsaida-150x150.jpgSergio JimenezServicios públicos digitalesQue las personas con discapacidad visual puedan acceder a la web NO precisa intervención divina. Fuente. Continuamos una semana más haciendo un poco de curación de contenidos. En este caso volvemos al Blog del Estudio Torres Burriel (con cuyo CEO, Daniel Torres Burriel compartiré una charla en el CNIS...El blog de  Sergio Jiménez sobre Transformación Digital para Organizaciones Públicas