El público de los servicios públicos digitales.

Uno de los temas que más hablamos más habitualmente en el blog es cómo la comunicación del servicio público digital quizá sea una de las cosas que más servicios ha matado en su nacimiento. Servicios no explicados, mal explicados, comunicaciones dirigidas a públicos inadecuados, canales poco alineados… Un rosario de situaciones que hacen que un elemento que exista no sea conocido por las personas a las que les podía interesar. Así que voy a tratar de ordenar un poco los conceptos para empezar a considerar la comunicación de un servicio público digital.

El cuadro La primera salida de Renoir ilustra el post sobre el público de los servicios públicos digitales
El público que no pierde atención de los servicios

Los niveles del alcance de público de los servicios

Público total

El público total es básicamente todas las personas que podrían usar un servicio digital. Ojo, porque esto tiene trampa, y más en el sector público. En más de una ocasión y de un proyecto he escuchado: el público es toda la ciudadanía. Tengamos claro una cosa, si cuando Iniesta marcó el gol que le dió a España su unico mundial de fútbol había un10% de gente sin ver la tele, es que no hay nada que sea “para todo el mundo”. Pensar en todo el mundo, como ya hemos dicho, es no pensar en nadie, que es pensar en uno mismo. Dicho de otro modo: no hagas nunca un servicio digital sin un público definido porque, si lo haces, no tendrás un servicio como tal, sino algo que está ahí.

El público total es el conjunto de personas que entran en la definición del público del servicio. Es decir, si vas al canvas es lo que viene en la casilla de los públicos (los usuarios). Esto tiene una trampa: un público total será más grande cuanto más amplia sea su definición y eso puede hacer más atractivo el servicio. Sin embargo, una definición de público más estrecha puede hacer que puedas ajustar un poco más el tiro, lo que es fundamental para las siguientes etapas.

Público alcanzable

El público alcanzable es, dentro del público total u objetivo, aquel al que podemos llegar de manera efectiva. Esto es importante porque incluso la campaña más potente de comunicación con la mayor cantidad de medios es incapaz de llegar a todo el público. Hay gente que usa unos canales u otros, que es más sensible a determinados mensajes o que tiene más interés en algún tema. El caso es que hay un público al que podemos aspirar a llegar de manera razonable.

Aquí tenemos que tener en cuenta dos cosas:

  • Cuanto más definido está el público total de los servicios, más fácil es encontrar al público alcanzable. Es más fácil saber donde encuentras a personas que dirigen empresas de servicios para AAPP de más de 20 empleados que encontrar a “la gente” en general. Cuantas más pistas, más fácilmente podemos encontrar los canales.
  • Hay varias maneras de llegar al público de los servicios: la elección de canales y mensajes define hasta qué públido podemos llegar. Es decir, si en nuestro ejemplo tenemos directores de empresas de servicios para AAPP serán diferentes los canales de alguien que trabaje en una de tecnología que quien trabaje en una de limpieza o mantenimiento. Son canales distintos, propuestas de valores diferentes y mensajes distintos.

Es decir, cuando tomamos un público alcanzable definimos una estrategia que nos dice a quién vamos a hablar y a quién no.

Normalmente esto nos va a obligar a segmentar a los públicos, lo que nos permitirá definirles para organizarlos por canales, intereses y llegar al siguiente paso.

Público óptimo

El público óptimo es, por así decirlo, el escenario en el que podemos lograr un máximo crecimiento del servicio si le alcanzamos. Es decir, es el resultado de la estrategia óptima para llegar al público alcanzable. Normalmente diría que, si tienes datos y/o experiencia, cuentes con distintas ideas de cómo comunicar el servicio y estimar cuál llega a más.

Diagrama que recoge el esquema de los públicos de los servicios públicos digitales
Diagrama de públicos de los servicios digitales públicos.

Mi idea, generalmente, es coger el listado de públicos y segmentos y ver qué reparto de recursos (mensajes, campañas, terminología, etc), nos permite llegar a los que pueden tener más interés. Esto lo puedes hacer de dos maneras:

  • Minimo segmento viable: coges un público específico que crees que va a responder mejor y cuyos aprendizajes podrás extrapolar a otros casos. Este es el mínimo segmento viable y permite crecer rápido, aprender y controlar el mensaje. El problema aquí está en que si yerras el tiro y el MSV no está interesado de la manera que crees puedes estar simplemente constatando algo que no funciona, y tendrás que volver a empezar.
  • Diversificación: generas dos o tres pequeñas estrategias mezclando canales, mensajes y segmentos y comparas cual responde mejor. Aquí el problema está en tener recursos y en no deteriorar el mensaje. Es decir, cuando te diriges a muchas personas a la vez tienes que usar lenguajes más ambiguos, y más ambigüedad es menos concreción y todo el mundo se siente menos implicado.

Elige cualquiera de las dos conforme tus medios, pero no dejes de comunicar, de medir y de aprender.

Público alcanzado y activado.

Luego tenemos el público al que se llega de manera efectiva y, dentro de eso, el público que responde de alguna manera. Esto nos dará pistas de haber acertado y de qué nos lleva a acertar. Sobre todo esto ya hablamos en su momento en el viaje del ciudadano.

Público nulo

El público nulo es uno muy frecuente en las AAPP. Se trata de aquellas personas que llegan o llegarían sin hacer nada para dar a conocer el servicio. O, dicho de otra manera, son las personas que estarían ahí hiciéramos algo para atraerlas o no. El público nulo no es malo, es maravilloso: es como empezar a escalar una montaña y tener los 1000 primeros metros de regalo. Sin embargo, ni esos mil metros están porque los hayamos subido, ni nos van a aupar hasta la cima.

Como digo, es una cuestión bastante frecuente en las AAPP. Hay gente que se entera por los buscadores, o por los medios, o por conversaciones, pero no por una comunicación sostenida. Evidentemente, muchas veces el público nulo coincidirá en parte con el público alcanzable y con el público óptimo, pero rara vez será una parte significativa de ello.

Los atributos de los canales

En función de esto podemos clasificar ya los atributos de los canales de comunicación para definir cuáles son los más adecuados para dar a conocer nuestros servicios digitales.

  • Eficacia del canal. La eficacia del canal es la capacidad de atraer público al servicio. Es decir, si conseguimos por una web, las RRSS, notas de prensa o lo que sea, que venga mucha gente, ese es un canal eficaz porque hace lo que tiene que hacer: dar a conocer el servicio. La eficacia depende de muchas cosas: la naturaleza del canal, el engagement del público (no es lo mismo quien lee la prensa que quien ve un tuit) e incluso el contexto (anunciar algún servicio no esencial en plena pandemia no tendrá la misma eficacia que en un periodo de “normalidad”)
  • Eficiencia del canal. La eficiencia es el rendimiento que le sacamos a la comunicación en el canal. Aquí hablamos de recursos: ¿cuántas personas trae o alcanza un canal por la inversión en recursos que hacemos en ellos? Ojo, no hablo solo de dinero, sino de personas implicadas en el trabajo o coste de oportunidad en caso de que lo haya.
  • Efectividad del canal. Este matiz lo pongo por la diferencia que señalaba entre el público alcanzado y activado. Es normal medir el éxito de una campaña o de una comunicación por alcances, pero no tanto por conversiones. Aquí tenemos que considerar que generalmente esperamos que el público use el servicio que comunicamos y, por lo tanto, es el aspecto más importante a medir. El problema está en medir cuando una persona actúa por un canal en concreto. Es decir, yo puedo ver información sobre un servicio en un medio digital, luego verlo en Facebook y acabar entrando y solicitándolo en twitter. ¿Qué canal ha hecho qué? Esto es otro tema, que es la atribución, del que hablaremos.

Conclusion

En resumen, podemos decir que para conseguir servicios digitales con éxito hay que tener una aproximación sistemática al público de los servicios. Esto requiere una parte de conocimiento y una parte muy imporante de decisiones acerca de a quién hablar antes y de qué manera. También hay que tener presente que hoy en día la comunicación es algo tan amplio que muchas personas pueden llegar a estos servicios sin que tengamos una intervención directa. Por último, medir y entender es básico, no sólo para conocer los canales, sino, sobre todo para conocer mejor cómo reacciona el público ante diferentes mensajes, canales y servicios.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Acerca del autor

Regístrate y consigue los últimos artículos en tu mail.

icono mail suscribete
SUSCRIBIRME

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.