El ocaso de las apps: hacia las PWA

El post invitado con el que abrimos 2020 es de Mauro Iker Valdivielso, que lleva la friolera de 3 lustros dedicado a la cosa electrónica en la Administración pasando de desarrollo al análisis de proyectos de servicios sociales y pendiente de todo lo bueno que puede traer lo digital. El correo que me mandó sobre la investigación de UX en las Apps me gustó tanto que no pude hacer otra cosa que invitarle a compartirlo con la gente que lee el blog.

En los últimos años nos hemos visto abrumados por las apps. Todas las empresas del mundo del retail quieren que nos instalemos sus apps e informarnos de ventajas, descuentos, promociones y servicios. Las que nos abastecen en el hogar de electricidad, gas, telefonía y agua también nos ofrecen sus apps para controlar consumos y ver facturas. Los bancos nos posibilitan la gestión de movimientos, transferencias, amortizaciones y contratación de nuevos productos mediante apps. El sector público también ha querido facilitar la interacción entre ciudadanía y Administración Pública con apps.

Cuadro de Gulliver en el que los liliputienses se las apañan para controlar al gigante, obra de Jehan Georges Vibert que ilustra el artículo sobre las apps y las PWA
El equipo de desarrollo de la app de cualquier administración cualquier dia. Fuente


La visión de los equipos funcionales y de los equipos IT


Cuando se trata de ofrecer soluciones tecnológicas de interacción mobile con la ciudadanía, los equipos funcionales suelen recurrir a las apps y tienen en cuenta una serie de variables para perfilar las medidas más oportunas como el colectivo o colectivos a los que se dirige, el alcance de las funcionalidades que se ofrecerán y el tipo de funcionalidad, que en conjunto aportarán valor a esa interacción.
Los equipos IT suelen tener en cuenta otras consideraciones cuando se les revela que tienen que construir una app.

  1. Obliga a generar un paquete para cada una de las tiendas, generalmente la AppStore de Apple -para los iPhone y iPad con sistema operativo iOS- y la PlayStore de Google -para los Android- que son las más populares, aunque todavía queda algún smartphone con Windows de Microsoft o algún otro sistema operativo más friki -¿alguien ha oído hablar de KaiOS?-, e incluso empiezan a proliferar las tiendas de los propios fabricantes, como Samsung, Xiaomi, que aunque se sustentan en Android son tiendas diferentes – es parte de lo que se ha venido denominando fragmentación de Android-. En general, la gente que no tiene iOS o Android, que sí que es cierto que serán los menos, no podrá acceder a estas apps y aquellos que no tengan un smartphone o tablet tampoco.
  2. Requiere plantearse una estrategia de gestión de comentarios en las diferentes tiendas. Quién contesta, ¿el equipo funcional, el equipo IT?, ¿quién da el visto bueno a las contestaciones?, ¿se contesta sólo a los comentarios en la tienda principal -en el caso de Android la de Google- o a los comentarios de todas las tiendas de apps que comento en el primer punto?.
  3. Las actualizaciones de los sistemas operativos – iOS para Apple y Android – pueden provocar malfuncionamientos por el cambio de versión, ya que puede haber interfaces o funcionalidades que se descatalogan y dejan de funcionar, y se requiere un equipo IT dedicado a estar al tanto y gestionar esos ciclos lo más rápido posible, que obligan a un esfuerzo presupuestario adicional no contemplado inicialmente y que es imposible de prever. ¿A alguien no le ha pasado que al actualizar el sistema operativo del smartphone le deja de funcionar alguna app?.
  4. Las actualizaciones de nuestro software en las tiendas de apps pueden demorarse varios días si no se cumplen los requisitos técnicos automáticos que establecen las mismas y que a veces no son tan sencillos de identificar, lo que puede llevar a no ofrecer información actualizada a la ciudadanía al depender de terceros para las actualizaciones o, enlazando con el punto anterior, que no se pueda dar una respuesta rápida a un error provocado por la actualización del sistema operativo.
  5. ¿Se requiere también versión de escritorio (web) además de la app?. Eso supondrá programar dos aplicaciones diferentes, cada una con su repositorio de código fuente y su propio ciclo de mantenimiento. Es una cuestión ligada al primer punto y puede ser relevante en el caso de que el colectivo o parte del colectivo al que vaya dirigida la solución no se sienta cómodo o tenga alguna limitación para usar un dispositivo móvil. También habrá que decidir si la funcionalidad será la misma tanto en la app como en la versión de escritorio.

Un cambio de paradigma: las PWA


Actualmente, en los navegadores modernos más comunes, con una única aplicación web -y un único repositorio de código fuente-, y en función del dispositivo que se conecta al servicio, se puede mostrar contenido con apariencia y rendimiento equivalente al de una app nativa, adaptado a las dimensiones del dispositivo y a pantalla completa, permitiendo incluso “instalarla” en el dispositivo como si fuera una app nativa. Es más, con tecnología web se puede acceder a capacidades nativas de los dispositivos móviles como pueden ser el sistema de ficheros, notificaciones, geolocalización, cámara, micrófono, bluetooth, NFC -muy habitual en transacciones económicas-, acelerómetro, etc.
Os animo a entrar aqui para que comprobéis a lo que puede tener acceso el navegador web de vuestro dispositivo móvil. Sí que es cierto que algunas capacidades no están soportadas por los navegadores más comunes y por eso habría que tener muy en cuenta lo que requiere el proyecto. Por ejemplo, si se requiere una aplicación de Realidad Aumentada para mostrar información o cierto tipo de animación al pasar la cámara del dispositivo móvil por las pinturas neolíticas de una cueva, de momento habrá que “paquetizarla” en una app y subirla a las tiendas, y si se desea diseñar una solución en la que las notificaciones Push -como las que nos llegan de las apps de los bancos cuando realizamos transacciones económicas- supongan una parte esencial del proyecto como sistema de notificaciones, también requerirá “paquetización” debido a las limitaciones que aún pone Apple para iOS aunque, más pronto que tarde, probablemente hasta esto podrá solventarse con tecnología web.


La potencia de la web para crear soluciones de valor


El boom de las tiendas de apps remite y empieza a no ser tan relevante para la ciudadanía. Se pueden buscar apps desde el navegador web y los resultados enlazan con la tienda de apps correspondiente. Además, actualmente proliferan los asistentes virtuales en dispositivos móviles -y también de escritorio- como Siri de Apple, Cortana de Microsoft, Google Now… La gente realiza, cada vez con más asiduidad, búsquedas por voz y el resultado se muestra en el buscador del navegador web. El auge de los asistentes virtuales en el hogar, como Amazon Alexa o Google Home, no hace más que potenciar este comportamiento. La inminente llegada del 5G – algún operador de telefonía ya lo oferta -, con su inmensa rapidez, será otro impulso a esta práctica. La tienda de apps deja de ser el punto principal de búsqueda y obtención de soluciones; el buscador del navegador web toma el relevo.
La tecnología web moderna permite añadir el sitio web que se está visitando a la pantalla de inicio del dispositivo, como si fuera un acceso directo. De hecho, habréis constatado que en muchos sitios web sale un mensaje diciendo algo así como “Añadir a la pantalla de inicio”. Tanto iOS como Android y Windows permiten hacerlo en sus versiones más recientes y sus navegadores de referencia.
Añadir a la pantalla de inicio, notificaciones Push, acceso offline desde la caché del navegador, pantalla completa…Son características de las Progressive Web Applications (PWA), que en resumen es un compendio de técnicas web que persiguen obtener una experiencia de usuario equiparable a la de una app nativa – o mejor- y cuyo impulsor principal ha sido Google, aunque curiosamente fue Apple quien planteó hace unos años el concepto.
A Google le interesa potenciar las PWA por el fraccionamiento que ha sufrido Android, donde diferentes compañías han añadido su propia capa de personalización al sistema operativo y sus propias tiendas de aplicaciones, con lo que Google pierde el control sobre las apps que se exponen en esas tiendas. Las PWA son un intento de Google de recuperar ese control ya que en las búsquedas web es el líder indiscutible.
Microsoft también ha dado pasos firmes hacia las PWA llegando incluso a generar una especie de tienda de PWA y una integración potente con Windows 10, como si fuera una aplicación más instalada en el propio sistema operativo.
Las PWA no son una prueba de concepto que utilizan cuatro frikis. Twitter tiene una PWA muy potente – de hecho la tengo “instalada” – y también Facebook. Y uno de los sitios más visitados del planeta, YouPorn, ha hecho de la PWA su aplicación principal en detrimento de la app nativa.
Sí que es cierto que Apple está implementando estas técnicas de una forma un tanto cicatera y en iOS no permite por ejemplo notificaciones Push web -sí lo permite en cambio en su sistema operativo de escritorio MacOS-. Posiblemente porque ha decidido que su core de negocio es el diseño y potencia de su hardware y la fiabilidad y robustez de su software – el de la Appstore – y ve las notificaciones Push web como algo que puede perjudicar a ese core. Esta decisión de Apple puede tirar por tierra muchas soluciones basadas en web porque hay un porcentaje significativo de dispositivos iOS en España, aunque Android es el rey con más de un 80% de cuota en dispositivos móviles a noviembre de 2019.
De todos modos, para estos últimos casos, ya existe la posibilidad incluso de “paquetizar” una aplicación web para exponerla en una tienda de aplicaciones y añadirle acceso a capacidades nativas del dispositivo móvil que el navegador actualmente no soporta.
En cualquier caso, las PWA no son el único camino para la implementación de soluciones para dispositivos móviles ya que, en función de los requisitos planteados, las técnicas web tradicionales, con sus APIs más modernas, también pueden ser muy válidas para un contexto mobile.


Una mirada al futuro y conclusiones


El consorcio W3C que revisa los estándares web y del que forman parte más de 400 entidades entre las que figuran gigantes como Apple, Amazon, Microsoft, Google y Facebook, tiene publicado un roadmap para el mundo mobile donde destacan los esfuerzos en la integración con el Internet de las Cosas o IoT, en sus siglas en inglés – que permitirá unificar en un único lenguaje los dispositivos inteligentes-, las APIs web para las experiencias inmersivas que aglutinan la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada, o el framework para facilitar soluciones opendata. También es relevante la dedicación para la mejora de la experiencia de usuario donde, entre otras cosas, tiene un papel importante la accesibilidad web; es más, el Real Decreto 1112/2018 sobre Accesibilidad que transpone la Directiva Europea 2016/2102 de Accesibilidad se alinea con el WCAG2.1 del W3C.
Y, yendo más allá, existen numerosos grupos de trabajo para la exploración de integración de tecnologías en la web, como pueden ser el de Inteligencia Artificial o el de Machine Learning, que permitirán la implementación de éstas en la web.
Las soluciones técnicas que ofrecen las Administraciones Públicas para interactuar con la ciudadanía dejarán de mirar a las apps para enfocarse en tecnología web, basada en estándares reconocidos, siempre que el caso de uso del proyecto sea compatible con esta visión, por las siguientes razones:

  1. Recursos de programación. No se aprenden nuevos lenguajes, sino que se aplican nuevas técnicas a lenguajes que la gran mayoría de programadores ya conocen. Un único repositorio de código fuente para dar servicio en dispositivos móviles y de escritorio.
  2. Mantenimiento. Sin la necesidad de planificar una gestión de comentarios en las tiendas de apps, sin dependencias de vistos buenos de terceros para la puesta en producción.
  3. Alineación a estándares. No depender en exceso de paquetes comerciales o tiendas de apps que hoy están y mañana no.
  4. Concordancia con el comportamiento de la ciudadanía. Buscamos en la web.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Acerca del autor

Regístrate y consigue los últimos artículos en tu mail.

icono mail suscribete
SUSCRIBIRME

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.