10 pistas para identificar a los anoigocratas: los motores del Gobierno abierto

Después de unos años dedicándome a esto del gobierno abierto uno empieza a hacer inventario de lo que ha ido sacando. Dentro del catálogo de cosas que encuentra uno lo que más destacaría es el papel de las personas. Como norma general he encontrado proyectos más o menos célebres, con más o menos éxito de organizaciones más o menos grandes y con más o menos recursos, pero siempre, sin excepción hay una persona o personas que son las que mueven estas iniciativas. De hecho, creo que lo único que tienen en común es el esfuerzo de estas personas para cambiar las instituciones en las que trabajan. Así que después de unos meses de reflexión quiero contaros lo que veo en común enrte estas personas a las que creo que podemos llamar anoigocratas.

Cuadro de Platón y Diógenes de Mattia Preti ilustra el artículo de los anoigocratas.
Platón y Diógenes hablando de qué es un anoigocrata. Fuente

Anoigocratas: las personas que hacen el gobierno abierto.

Cuando estudiaba el doctorado hace ya no pocos años escuché el término femócratas. Este término se refiere a mujeres feministas que trabajan en las estructuras de poder para la creación y cconsolidación de políticas de género. Se diferencian del activismo en que su función y su contexto son bastante distintas: no tienen los medios, los recursos o la necesidad de usar la presión o la movilización para entrar en la agenda política sus demandas, pero también tienen que adaptarse al contexto de las organizaciones públicas en las que trabajan. En este caso su identidad de género define su compromiso político.

Creo que este término se adapta a la perfección a las personas que están detras del Gobierno Abierto. Son personas que trabajan dentro de las instituciones y que hacen de su vocación de hacer gobiernos más próximos a la ciudadanía la base de su acción interna. No son activistas porque ocupan puestos institucionales pero influyen de manera decisiva en la agenda política y en la acción pública de manera directa (haciendo cosas) e indirecta (introduciendo nuevos asuntos de debate).

Así que tirando un poco de diccionario griego (ya que cratos viene del mismo idioma) me lancé a buscar el término abrir y encontre anoígos . Este término viene que ni pintado porque significa tanto abrir como eliminar obstáculos y se usa, por ejemplo, para abrir los cielos y para hablar y abrir la boca. Hecho a medida, ¿verdad?

Así que me quedo con el término:

anoigocrata: persona que trabaja en una organización pública con un compromiso de apertura de las instituciones que marca las acciones que emprende en su puesto.

Ya sabemos lo que es, ahora veamos como identificarlo.

Como distinguir las pesonas anoigocratas: 10 rasgos

Antes de que seguir quiero señalar que estos rasgos son fruto de la observación de muchas personas a las que conozco, aprecio y admiro, pero que no quiero detallar porque seguro que me olvido de muchas y desconozco a muchas más.

Lo que no define al anoigocrata

La formación

Lo primero que quiero señalar es que las personas anoigocratas que conozco tienen un perfil formativo muy variado. Algunas de estas personas son de perfil jurídico, otras de perfil politológico, otras periodistas o, incluso, algunas con estudios técnicos como informática. Incluso conozco algún geógrafo que evolucionó de los Sistemas de Información Geográfica a la transparencia o los datos abiertos.

Esto es una cosa realmente interesante porque plasma una gran variedad de concepciones y recursos en el mapa del Gobierno Abierto: cada persona aporta una lectura desde el campo de conocimiento que domina. Eso aumenta las opciones con las que podemos trabajar.

La carrera profesional

Hay que considerar que el Gobierno Abierto como tal lleva en agenda política en torno a una década. A la vez en este periodo la entrada de personal en las AAPP se ha frenado como consecuencia de la crisis de 2008, por lo que la gran mayoría de las personas que se dedican a esto vienen de otros campos de la administración.

Algunas de estas personas, como decía, venían de los GIS. Otras son responsables de informática o de innovación y le han caído portales de transparencia. Algún caso hay de responsables de comunicación (o incluso Community Managers) que han ejercido de hecho o derecho funciones de diálogo, participación o transparencia. Lo cierto es que el directorio institucional del Gobierno Abierto recae en múltiples áreas y, dentro de estas, personas que han pasado por diferentes puestos (y organizaciones) a lo largo de su carrera.

Así que por un lado, no podemos decir que un o una anoigocrata tengan determinada formación o trayectoria, u ocupen algún puesto concreto: lo que le define es lo que hace.

La adscripción partidista

La anoigocracia para serlo de verdad, requiere un compromiso político que no suele ser partidista. Es decir, cambiar los gobiernos es algo enormemente político, así que no podemos decir que sean apoliticos. Lo que si se puede decir es que no están asociados a un partido o ideología política concretas.

Conozco a personas que tienen una identificación partidista clara y otras de las que no tengo ni idea de con qué partidos se sienten más conforme. Sin embargo, he visto anoigocratas hacer maravillas con gobiernos de todo color (o casi): nacionalistas, centralistas, de izquierda o de derecha. Muchos de ellos han sido anoigocratas con gobiernos de distinto color y no han cambiado su compromiso (aunque a veces si sus medios). La cuestión es que es muy positivo que de todo tipo de ideología, y más allá del color que gobierne las instituciones, hacen lo posible por abrir gobiernos: a esto me refiero con el compromiso personal.

No tiene unos medios concretos.

Lo que define al anoigocrata es el esfuerzo y el compromiso, más allá de los medios que tiene. Hay algunos que por las características de su institución (pequeñas administraciones) o por apoyos políticos (su área está fuera de la agenda) y hacen de la necesidad virtud. Otros cuentan con apoyo o han ido consiguiendo medios a lo largo del tiempo. La cosa es que puedes encontrar anoigocratas solitarios que a base de empujoncitos a la maquinaria administrativa han conseguido más que agencias, gabinetes o áreas muy bien dotadas y nutridas.

Lo que sí define a las personas anoigocratas

Tiene una idea clara de a dónde llegar

Una persona anoigocrata sabe a dónde quiere llegar y, sobre todo, dónde no quiere quedarse. Otra cosa es que sepa exactamente cómo es ese sitio. Es decir, cuando se trabaja para abrir gobiernos es muy difícil detallar hasta el último trazo de qué vas a hacer y cómo. Sin embargo, si que tiene enormemente claro cómo debe ser un gobierno abierto con la ciudadanía y no parará de actuar para hacerlo posible. A veces, si es posible, a través de acciones nuevas. Otras veces son las pequeñas decisiones del día a día lo que acaba conformando un proyecto. La cuestión es que los valores y las ideas están lo bastante claros como para poder hacerlo posible.

Saca de donde no hay.

Hay gente que directamente mantiene un portal de transparencia con poco menos que un WordPress, buena voluntad y muchas horas. Hay quien hace un canal de participación más o menos organizado por Twitter. Ni todas las organizaciones tienen para abordar proyectos carísimos, ni todos los responsables políticos van a premiar la voluntad con una gota de presupuesto, así que el arte de conseguir recursos es casi el de la supervivencia. Esto requiere buena voluntad, ingenio, esfuerzo, claboración o lo que sea. A fin de cuentas es estirar al máximo lo que puedes conseguir para lograr lo que piensan hacer.

Establece alianzas y apoyos internos

Normalmente quien lleva asuntos de Gobierno abierto tiene que gestionar cosas que no le son propias. Los datos, documentos (por no hablar de los recursos que hemos señalado antes) son de otros departamentos de sus organizaciones y, como he dicho, en muchas ocasiones no hay una posición institucional para exigir al departamento de, por ejemplo, hacienda, que pase los datos sobre recaudación si no le da la gana. La diplomacia interna es todo un must en la parte de las personas anoigocratas: sumar apoyos y voluntades dentro de la organización. Esto permite dos cosas: lograr lo que necesita para hacer su trabajo y, sobre todo, evangelizar la importancia de abrir todas lás áreas de gobierno para conseguir el cambio en la organización.

Infografía que recoge los 10 rasgos tratados en el artículo
¿cómo son las personas anoigocratas?

Y traza redes externas de colaboración

Lógicamente quien lleva el gobierno abierto es una persona o grupo reducido de personas en la organización. Sin embargo, hay múltiples organizaciones con anoigocrataas que tienen, como hemos visto, ideas, recursos, necesidades y planteamientos diferentes. La colaboración y los encuentros, ya sea a través de congresos, comunidades, asociaciones, RRSS o lo que sea pueden haber difundido más prácticas de gobierno abierto que recomendaciones de organismos internacionales. Si a la voluntad, ingenio y diversidad le sumamos colaboración y encuentro, las posibilidades de cambio se multiplican las opciones de cambio.

Alta capacidad de improvisación y adaptación

Si no tienes una idea clara de todo lo que puedes hacer, dependes de los recursos que puedas conseguir, y muchas de las ideas te las vas a encontrar en el camino, no te queda más opción que aprender a improvisar y adaptarte. A diferencia de muchos aspectos de la administración que están reglados, definidos y consolidados, el gobierno abierto es algo que estamos construyendo ahora, así que las decisiones no suelen venir con una guia de instrucciones ni bola de cristal. Las decisiones sobre qué hacer, como hacerlo, a quién pedir ayuda, cuándo lanzar algo, dependen enormemente de la capacidad de la adaptación de cada persona.

Resiliencia

Por último, hay que pensar que en este escenario hay muchas cosas que pueden no ir del todo bien. Diría, al menos, dos muy comunes: que pasen absolutamente de ti o que las cosas no salgan como pensabas. En ambos casos lo que distingue a los campeones y campeonas de la anoigocracia es, precisamente, la capacidad de reponerse, adaptarse y seguir adelante.

Estos son los puntos que he visto en común, pero seguro que alguno se me escapa. En todo caso, todo mi respeto, admiración y cariño a estas personas que hacen un gobierno mejor a pesar de todo (como decían en el programa de la tele que veía de pequeño). Vosotros y vosotras sabéis que lo sois.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Acerca del autor

Regístrate y consigue los últimos artículos en tu mail.

icono mail suscribete
SUSCRIBIRME

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.